Diario de noviembre de 2023

El jardín de Nâm Vivir

Una columna de Hubertus Bahorie


La vida es como un río que vive hacia su disolución en el mar.

Frédéric Antonious

En 2012 se publicó "Ismael", una novela de Frédéric Antonious, también conocido como Yoginâm Abbahjí. Como todas las demás publicaciones aparecidas durante los últimos 30 años, este libro también es único en su género. Aunque Yoginâm siempre escribe sobre el esfuerzo espiritual y comparte con sus lectores el mismo mensaje una y otra vez, la variedad en el enfoque, el vocabulario y la forma literaria expresa la inagotable riqueza de lo que no puede captarse con palabras. El Yoginâm siempre insiste: lo importante no son las palabras y las frases. Lo que importa es lo que te produce la lectura del libro y el impacto que tiene en tu forma de vivir la vida; ¡eso es el libro en sí!

La cita anterior procede de Ismael y caracteriza la historia de un joven que viaja hacia el sur, a una extraña ciudad situada en un lugar donde el desierto toca el mar. El viaje destrozará la vida del joven y, al mismo tiempo, la moldeará profundamente. Un libro maravilloso con reflexiones tan confrontativas como inspiradoras que invocan imágenes que permanecen y alimentan el viaje que el lector del libro está haciendo por sí mismo. Una de estas imágenes se conoce como "La cocina de Ismael".

A medida que avanza la aventura, Ismael se encuentra en la situación de tener que limpiar una cocina que se ha ensuciado tanto que necesita inundarla con un chorro de agua para poder empezar a limpiar la suciedad. Sin estropear la pista, cabe decir que este elemento del viaje de Ismael se ha convertido en un famoso meme y símbolo de la transformación espiritual. Una transformación que lleva de la Ignorancia a la Sabiduría, de la Infancia espiritual al estado de Madurez o incluso al de Ser Humano Completo.

Es exactamente este meme el que está vivo y puede llegar a estarlo aquí, en el Jardín del Nâm Viviente. Como escribe Yoginâm en un texto reciente: "para descubrir Nâm tienes que estar en un estado que te permita descubrir Nâm". El objetivo del Jardín de la Vida Nâm es ofrecer a los visitantes las condiciones óptimas para que emerja ese estado. Tanto si se viene a tomarse un respiro o a recargar las pilas, a recibir una bendición, a curarse o a transformarse en trascendente, como si se bebe té o se come arroz, si se ayuda en la cocina, en el jardín o a limpiar los aseos, si se dona tiempo y esfuerzo, un talento especial o medios materiales: todo lo que se quiera, piense, sienta y haga en este Jardín puede y debe considerarse como la expresión externa de una purificación interior.

Lo que haces en la vida es lo que haces con la vida. Y lo que hagas con la vida deja una huella imperecedera en el Jardín del Alma. El estado de este jardín refleja y colorea no sólo tu vida, sino que también cuenta en la muerte y, como es atemporal, permanecerá en la post-vida. El Jardín de la Vida Nâm refleja el Jardín del Alma; el Jardín interior también conocido como el Jardín Secreto.

Estar en el Jardín de la Vida Nâm permite la posibilidad de purificar, mantener y dar forma a ese jardín hacia un estado en el que refleje Nâm. Imagina a Ismael limpiando esta cocina; quizá no sea su idea original de unas agradables vacaciones de verano, pero sin duda es un paso necesario hacia el Bienestar. En lugar de regirse por gustos y disgustos, juicios y opiniones, en el Jardín de la Vida de Nâm todo el trabajo y las tareas están impregnados de intención: ¡vivir la vida en Consciencia!

La cosecha de aceitunas de este año es un buen ejemplo. Podar los árboles, canalizar el flujo de agua que a menudo entra inesperadamente en el jardín, aflojar y acolchar la tierra, enriquecerla con estiércol de caballo. Atender las necesidades de los árboles, observarlos, cuidarlos, sostenerlos. A veces una lluvia torrencial, luego un periodo de sequía y un calor inmenso, fuertes vientos y, por supuesto, los insectos. Y después de un año de dedicación junto con nuestros huéspedes ayudantes: una cosecha doble de casi 1000 kg de aceitunas y más de 100 litros de oro "extra vergine" fluido y delicioso. ¡Qué festín! La orientación, el agradecimiento, la paciencia y el asombro han marcado la pauta para mucho más que la producción de aceitunas. Han encendido el significado y la alegría que fluyen de un objetivo comunitario y continuo de Vivir en Consciencia.

Compartir :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mantente al día

¿Le gusta nuestro proyecto?

Suscríbase a nuestro boletín y reciba la revista mensual en su correo electrónico

Nunca hacemos spam, tampoco nos gusta.

Mantente al día

¿Le gusta nuestro proyecto?

Suscríbase a nuestro boletín y reciba la revista mensual en su correo electrónico

Nunca hacemos spam, tampoco nos gusta.